BCP Abogados llega a Perú en alianza con el prestigioso estudio Rebaza, Alcázar & De las Casas

El pasado 1 de enero de 2018 entró en vigencia en el Perú la ley 30.424, modificada por el D. Leg. 1.352,  que regula la responsabilidad administrativa de las empresas y permite sancionar por cohe-cho, lavado de activos y financiamiento del terrorismo a las compañías cuando sus directivos o colaboradores cometan dichos delitos. Esta normativa, que es obligatoria en Chile hace casi diez años y en Brasil hace ocho, ha tomado fuerza en el Perú y ha despertado la preocupación de las organizaciones por mejorar sus procesos y establecer programas de “criminal compliance” o cumpli-miento, que permiten a la empresa actuar en un ambiente de integridad corporativa. Similar proceso vive actualmente Argentina con la promulgación de la Ley 27.401 que incorpora en su legislación la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Con ocasión de este contexto, el 15 de enero de este año, Rebaza, Alcázar & De las Casas y la boutique penal chilena Balmaceda, Cox & Piña, que ha elaborado los modelos de prevención para para varias de las más importantes empresas de ese país y, que recientemente ha sido reconocida, por Chambers and Partners Latinoamerica 2018,  como la principal firma de abogados en materia de Compliance de Chile, han formalizado la relación que mantenían desde hace varios años, suscribien-do una alianza con la finalidad de potenciar mutuamente sus capacidades y prestar servicios de diseño e implementación de sistemas de prevención del delito para las empresas que operan en el Perú, como en los demás países de la región. Rebaza, Alcázar & De las Casas es una de las empresas más importantes en el mercado de servicios jurídicos peruanos, reconocida como tal, por las principales publicaciones internacionales que evalúan servicios legales. Entre otros reconocimientos, fue premiada por Chambers and Partners, con el “Perú Client Service Award 2016”, en reconocimiento  a su calidad de servicio. Ambas firmas trabajan actualmente en la implementación de sistemas de prevención y delitos en importantes compañías peruanas, realidad que muestra que, las corporaciones peruanas vienen mostrando un cambio de mentalidad, no sólo para dar cuenta de la importancia de este asunto, sino que para asumir este nuevo desa°o ético.